Premios y homenajes

Homenaje al Bibliófilo

Responsive image

2008

Ernesto de la Peña

(México, 1927-2012)

Ernesto de la Peña (Distrito Federal, 1927-2012) estudió Letras Clásicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Allí estudió, además, a los filósofos presocráticos, filosofía de la ciencia, lengua y literatura rusas, lengua árabe, sánscrito y lingüística indoeuropea. Sustentó los exámenes de traducción del griego y el latín, y fue aprobado con calificación de excelencia. En El Colegio de México cursó sánscrito y chino. De manera independiente ha estudiado lenguas occidentales y orientales, y a lo largo de toda su vida se ha dedicado intensamente al estudio de la Biblia.

Fue traductor oficial de la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Por su propia vocación ha traducido a científicos y filósofos antiguos y modernos: Hipócrates, Anaxágoras, Kant, van der Leeuw, y a poetas como Mallarmé, Rilke y Ginsberg.

Ha trabajado para la televisión cultural, participando en diversos programas como México en la Sopa de Letras y Momentos literarios: la palabra. Fue miembro del Consejo de la Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes. Ha sido y sigue siendo conferencista de temas humanísticos en general y, en especial, de los relacionados con las letras clásicas, griega y latina, y la Biblia. En la actualidad dirige el Centro de Estudios de Ciencias y Humanidades, de INTTELMEX. Es colaborador de diversos diarios y revistas. Fue crítico literario de El Sol de México y editorialista de Excélsior y de la revista Siempre!

Entre sus publicaciones destacan Las estratagemas de Dios, Las máquinas espirituales, El indeleble caso de Borelli, Kautilya o el Estado como mandala, Mineralogía para intrusos y la traducción de los Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan (versión directa del original griego al español).

Fue colaborador de la Enciclopedia Dantesca (es el único mexicano a quien se ha hecho este honor).

Es individuo de número de la Academia Mexicana de la Lengua. En 1988, por su obra Las estratagemas de Dios, recibió el Premio Xavier Villaurrutia. Cuatro universidades de la Ciudad de México le dieron una medalla como reconocimiento a sus estudios.

En 2003 fue distinguido con el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el campo de Lingüística y literatura. Recibió la medalla de oro de Bellas Artes en 2007 y el Premio Alfonso Reyes en 2008.