Premios y homenajes

Homenaje al Bibliófilo

Responsive image

2009

Adolfo Castañón

(México, 1952)

“Podría decir que mi relación con los libros se remonta a la relación de mi padre con los libros. Mi padre, que era un historiador, bibliófilo, maestro del estado, universitario. Y en cierto modo siento que este homenaje es un homenaje a él”, ha dicho Adolfo Castañón (México, 1952), al comentar el reconocimiento que le rendirá la Feria Internacional del Libro de Guadalajara por una vida dedicada a los libros.

El libro ha sido, en la vida de este escritor y editor, una brújula que marca sus más remotos y profundos recuerdos de la infancia, “de niño jugaba a ver qué había atrás de los libros, literalmente. Podía haber un peine que se cayó, una moneda olvidada, sorpresas. Esa pregunta de qué hay detrás de un libro siempre me ha dado la vuelta”. Los libros definieron también su vida profesional y su relación con el mundo. “Yo nací en una casa rodeada de libros, y tenía este padre que leía todo el tiempo: mientras manejaba, mientras veía la televisión, cuando había visitas, mientras comía, yo pensé desde muy joven que la única forma de que me escuchara mi padre era convertirme en libro. Y esto tuvo sus consecuencias reales, porque durante más de diez años, desde los doce o trece, decidí que no iba a dormir una noche a la semana para ponerme al día en lo que tenía que leer. Así lo hice, y entonces tenía cierta práctica para leer rápido”.

Esa facilidad de lectura lo llevó primero al periodismo, en donde trabajó como colaborador en el suplemento “La Cultura en México”, que dirigía Carlos Monsiváis, y como corrector en la revista Plural, que dirigía Octavio Paz. Poco después fue contratado como “lector emergente” en el Fondo de Cultura Económica, editorial que considera su auténtica universidad y en la que trabajó durante veintiocho años. Autor de casi sesenta libros, “que he escrito porque me ha dado la gana”, ha sido reconocido por su labor al ser invitado a formar parte de la Academia Mexicana de la Lengua, y recibir la Orden de las Artes y las Letras del Gobierno Francés, entre otros galardones.