La espera dura lo mismo que dar una vuelta al Sol. Durante todo un año, los niños se preguntan adónde se va ese lugar en el que durante nueve días se crean y cuentan historias. FIL Niños es un espacio físico de 3,800 metros cuadrados, donde caben lo mismo el asombro, la alegría, la libertad, las emociones y el aprendizaje. Un escenario que se alimenta de los libros para hacer del niño el protagonista de su propia historia. Aquí, un telón se recorre para develar un umbral hacia  la lectura, las letras, la música y la imaginación. El descubrimiento de algo secreto: la frontera entre lo real y lo imaginario. Este no es un lugar, es una iniciación.

Este año, por medio de los talleres, los niños develarán pistas ocultas en haikus, utilizarán la ciencia para descubrir las huellas ocultas, descubrirán el talento de sus sentidos: la observación y la deducción serán herramientas para viajar por tierras literarias. Con la ayuda de Max Carrados, Hércules Poirot, Miss Marple, Kogoro Akechi, Sherlock Holmes, el gran Fercho y muchos otros talentos reunidos, en FIL Niños no quedarán misterios por resolver.