Prensa

 

Guadalajara, Jalisco, a 08 de diciembre de 2019

Chicuarotes, el libro más allá de la película

El cineasta Gael García Bernal presentó en la FIL de Guadalajara una serie de ensayos en torno a la película que estrenó este año

 

Los típicos libros de películas contienen fotogramas, escenas no incluidas en la versión final, el guion de la película, entre otras características, que los vuelven carísimos, inasequibles, de ornato y casi intrascendentes para la mayoría del público que no es experto en cine. Eso es justamente lo opuesto de lo que busca el actor y director Gael García Bernal con el libro Chicuarotes, un ejemplar integrado en su mayoría por ensayos que giran en torno a la película sin convertirse en una bitácora de filmación.

El libro, con diseño de Alejandro Magallanes y la asesoría de la editorial Sexto Piso —aunque no se publicó bajo su sello—, se aleja de los estereotipos de los libros de películas y busca acercarse a los lectores preocupados por los problemas estructurales que reflejan los personajes y la película que, a decir de García, fue un proyecto que le tomó diez años concluir.

En la presentación, la escritora y periodista Mariana H destacó que se trata de un libro               que “tiene que ver con muchas más cosas, un libro que tiene alcances de 360 grados, no es un making of. Tuvieron el tino de hacer un libro que funcionara por sí mismo, que volara solo. Si bien tiene la raíz en la película, puede, por la naturaleza del libro, entenderse como una serie de ensayos que van desde la importancia de un minúsculo ajolote hasta el conflicto que vivimos en México de violencia intrafamiliar, violencia ecológica, lo que sucede en núcleos cercanos a nuestra familia o trabajo, en cuestiones de equidad de género. Son ensayos inteligentes, con eso que Gael llama 'el carácter anfibio del punto de vista'. Hay preguntas importantes que se hacen en este libro, como ¿qué lleva a un joven a tener primero un ideal y luego pasar a integrarse al crimen organizado?”.

El periodista Jacobo García, quien se metió a las entrañas del pueblo donde se filmó esta película para escribir el texto suyo que aparece en el libro, indicó: “Intenté acercarme a una familia heredada, creada por Gael con todos sus componentes, a toda la zona de Xochimilco, porque son muchos pueblos involucrados. Jamás pensé que tan cerca de mi casa existiera ese ecosistema y ese mundo que Gael me ha permitido conocer y abrir esa puerta a un montón de gente y experiencias. Me encargaron que me enfocara en los actores y qué representan, porque no son actores de formación”, y añadió que fue interesante relatar cómo fueron evolucionando a lo largo del proceso de la película.

“Con este libro se cierra un capítulo, todo el trayecto que llevamos con esta película, que me llevó diez años. Siempre he tratado de describir las películas como una especie de enamoramientos, nunca recuerdo qué fue aquello que me atrapó por completo para enamorarme de la historia; es un enamoramiento natural que se va desarrollando. El proceso de esta película me da la oportunidad de agarrarme de ciertas muletas para poder entender mucho más la película, que es la interpretación de personas que no participaron en la película, como el caso de Jacobo”, señaló el actor tapatío.

Agregó también que a estas alturas ya está comprobado que el futuro que nos vendieron en el siglo XX no existe, que era metafórico, por lo cual tantos jóvenes se encuentran sin oportunidades ni opción de futuro y que en México los estímulos gubernamentales son necesarios para hacer películas como Chicuarotes, que fue un acto de fe.

 

 

 

Para más información contacte a:

Mariño González, coordinador general de Prensa y Difusión, al teléfono (52 33) 3810-0331, ext. 950.